Cuba Agencia Cubana de Noticias botones.jpg (6140 bytes)
                    
Salud
Cultura
b-ecologia.gif (684 bytes)
Ciencia
Deportes
Economía
Efemérides
Curiosidades
Especial

Fidel Castro (artículos)

 

 

La paz en Colombia,  Autor:  Fidel Castro

 tri_red.gif (91 bytes)Descargar libro
 

José Martí

Pensamiento

Literatura

Más sobre el terrorista Luis Posada Carriless


Agencia Bolivariana de Noticias
Agencia Bolivariana de Noticias

aplogo_ain.gif (3658 bytes)

telam.jpg (7743 bytes)

may11333logovietnam05.jpg (2297 bytes)
 

 

 

 

Barú, el punto más alto de Panamá

Por Alejandro Martínez²

Volcán Barú, en Panamá. En la occidental provincia panameña de Chiriquí, y a escasos kilómetros de Costa Rica, se eleva por encima del nivel del mar el volcán Barú, también conocido como Chiriquí, cuya cúspide marca el punto más alto del país, con una altura de 3 mil 475 metros sobre el nivel del mar.

Este volcán, considerado el más grande de cuantos existen al sur de América Central, ostenta la categoría de estratovolcán, lo cual significa que es un volcán crónico, de gran altura y compuesto por múltiples capas de lava endurecidas.

Las áreas aledañas al volcán Barú se encuentran cubiertas por una excepcional vegetación, y una fértil actividad agrícola agraciada por el paso de los ríos Chiriquí y Caldera, así como también por la agradable temperatura, que frisa entre los 14 y 20º C, aunque la cima de este promontorio ha sido testigo de la caída ocasional de nieve, cuando la temperatura ha estado por debajo de 0º C.

Las condiciones creadas en el terreno, por las erupciones ocurridas hace miles de años, fueron propicias para que este lugar se convirtiera en un gran reservorio natural, donde hoy existe una inmensa variedad de flora y fauna. Incluso, solo allí pueden ser vistas algunas de las especies endémicas del país.

Estas piedras son la prueba de la última erupción de este gigante.  De igual manera, este sitio conserva uno de los contrastes más curiosos del planeta, al conjugar en un mismo espacio los paisajes boscosos con las piedras volcánicas. Precisamente, estas piedras son la prueba testimonial de la última erupción de este gigante centroamericano, que cubrió además con lava y cenizas aproximadamente unos 1800 kilómetros —el 20 por ciento— de la región de Chiriquí.

Aunque no es posible establecer una fecha aproximada que determine cuándo fue la última actividad eruptiva del volcán Barú, las fuentes consultadas concuerdan en que han pasado más de mil años antes de que este alcanzara su estado actual de inactividad.

Parque Nacional Volcán Barú

Parque Nacional Volcán BarúPara los habitantes de la República de Panamá no todo se reduce a convenios financieros y peajes navales, sino que también exhiben un marcado interés por defender y conservar su biodiversidad y riquezas naturales.

Muestra de ello es la existencia de una docena de reservas forestales y alrededor de 15 parques nacionales, entre los cuales se encuentra el Parque Nacional Volcán Barú (PNVB), amparado y creado mediante el Decreto No. 40 del 24 de junio de 1976.

El PNVB, con una extensión de 14 mil 322 hectáreas y el único en el país con características volcánicas, es una de las reservas naturales en el mundo que está declarado Patrimonio Mundial de la Humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).

El mismo se encuentra ubicado en el extremo suroeste de la Cordillera de Talamanca que, unido por un corredor de bosques nubosos con el Parque Internacional La Amistad, forma parte del área núcleo de la Reserva de la Biosfera La Amistad-Panamá.

Además del nacimiento de los ríos Caldera, Chiriquí, David, Piedra, Platanal, Escarrea y Garriché —cuencas prioritarias para la actividad agrícola del país—, en este parque cohabitan entre los diversos tipos de robles, zarzamoras u orquídeas, más de 250 especies de aves como el quetzal, el aguilillo blanco y negro, el colibrí ventinegro, así como también las aves endémicas de la Cordillera de Talamanca: la reinita carinegra, el zeledonia, el pinzón musliamarillo y la pava negra.  Parte de la fauna istmeña.

Entre toda esta variopinta fauna istmeña no podían faltar las cinco especies de felinos propias del país, donde el puma y el león venado son los más abundantes. Asimismo, conviven aquí otros mamíferos como el casi extinto ratón de agua, el puerco espín y una gran variedad de murciélagos.

Sin embargo, a pesar de que el PNVB está amparado por los preceptos legales nacionales y convenios internacionales, la avaricia y la necesidad del hombre en ocasiones se han unido para poner en peligro la existencia de esta maravillosa obra de la naturaleza, donde la cima del volcán ofrece a los visitantes una posibilidad única de observar, a ambos lados del angosto territorio de Panamá, el Océano Pacífico y el Mar Caribe.

Ejemplos de equívocas acciones y malas conductas hacia este reservorio natural fueron el aumento de la frontera agrícola, el crecimiento de las fincas cafetaleras, la cantidad excesiva e indiscriminada de torres de comunicación, y la propuesta del proyecto carretero Boquete-Cerro Punta, fuertemente rechazado por las organizaciones ambientalistas, académicas nacionales e internacionales, y por los representantes de la sociedad civil panameña.

Gran significación tiene el PNVB para los panameños, que ese legendario propósito humano de "sembrar un árbol, tener un hijo y escribir un libro" antes de partir hacia el mundo de los muertos, queda totalmente incompleto si no incluyen en su itinerario, aunque sea una vez en la vida, la visita al Parque Nacional Volcán Barú.

División de la Agencia de Información Nacional (AIN) Fundada el 21 de mayo de 1974 Calle 23 No. 358  esquina a "J" Vedado. La Habana, Cuba
Director General: Esteban Ramírez Alonso Editora-Jefa: Iliana García, Realización: Elio Delgado, Arístides Sotonavarro, Margarita Carmona, Evelyn García y Odalys Moreno