Cuba Agencia Cubana de Noticias botones.jpg (6140 bytes)
                    

Fidel Castro

Viajes

Discursos

José Martí

Pensamiento

Literatura


Agencia Bolivariana de Noticias
Agencia Bolivariana de Noticias

aplogo_ain.gif (3658 bytes)

telam.jpg (7743 bytes)

may11333logovietnam05.jpg (2297 bytes)

bolpress.jpg (2859 bytes)
 

 

 

 

 

PETROCARIBE surgió el 29 de junio de 2005 durante el Primer encuentro energético de jefes de Estado y de Gobierno del Caribe, que se celebró en Puerto La Cruz, Venezuela, y constituye un mecanismo de cooperación energética entre países subdesarrollados bajo el principio de solidaridad y de trato especial y diferenciado hacia naciones con un menor desarrollo y carentes de petróleo.

--PETROCARIBE
--ACUERDO DE COOPERACIÓN ENERGÉTICA PETROCARIBE
--ESTATUTOS PETROCARIBE
--DECLARACIÓN POLÍTICA DE JEFES DE ESTADO Y DE GOBIERNO
Caracas, 11 agosto  2007
--CUMBRE DEL ALBA TRATADO ENERGÉTICO DEL ALBA

  PETROCARIBE

Es una iniciativa de cooperación energética solidaria propuesta por el Gobierno Bolivariano de Venezuela, con el fin de resolver las asimetrías en el acceso a los recursos energéticos, por la vía de un nuevo esquema de intercambio favorable, equitativo y justo entre los países de la región caribeña.

Está concebido como una organización capaz de asegurar la coordinación y articulación de las políticas de energía, incluyendo petróleo y sus derivados, gas, electricidad, uso eficiente de la misma, cooperación tecnológica, capacitación, desarrollo de infraestructura energética, así como el aprovechamiento de fuentes alternas, tales como la energía eólica, solar y otras.

Esta organización nació el 29 de junio de 2005, tras el Acuerdo de Cooperación Energética suscrito por 14 países del Caribe durante el Primer Encuentro Energético de Jefes de Estado y/ o de Gobierno del Caribe sobre Petrocaribe, celebrado en la ciudad de Puerto La Cruz, al oriente de Venezuela. (Prensa PETROCARIBE)

 

ACUERDO DE COOPERACIÓN ENERGÉTICA PETROCARIBE

Incluye Fondo Alba-Caribe (Punto II) 

Los Jefes de Estado y/o de Gobierno reunidos en la ciudad de Puerto la Cruz , Venezuela, en el marco del Encuentro Energético para la creación de PETROCARIBE:

•  HEMOS SALUDADO la iniciativa de la República Bolivariana de Venezuela orientada a la creación de PETROCARIBE, cuyo objetivo fundamental es contribuir a la seguridad energética, al desarrollo socio-económico y a la integración de los países del Caribe, mediante el empleo soberano de los recursos energéticos, todo esto basado en los principios de integración denominada Alternativa Bolivariana para América (ALBA);

•  HEMOS RATIFICADO los compromisos asumidos en la Primera Reunión de Ministros de Energía del Caribe realizada en Caracas, Venezuela, el 10 de julio de 2004, así como en la Segunda Reunión de dichos Ministros sobre PETROCARIBE realizada en Montego Bay, Jamaica, los días 26 y 27 de agosto de 2004;

•  HEMOS COINCIDIDO en que la integración es para los países de América Latina y el Caribe condición indispensable para aspirar al desarrollo en medio de la creciente formación de grandes bloques regionales que ocupan posiciones predominantes en la economía mundial;

•  CONCLUIMOS que sólo una integración basada en la cooperación, la solidaridad y la voluntad común de avanzar hacia niveles más altos de desarrollo, puede satisfacer las necesidades y anhelos de los pueblos latinoamericanos y caribeños y, a la par, preservar su independencia, soberanía e identidad;

•  REITERAMOS que PETROCARIBE tiene por objetivo contribuir a la transformación de las sociedades latinoamericanas y caribeñas, haciéndolas más justas, cultas, participativas y solidarias y que, por ello, está concebido como un proceso integral que promueve la eliminación de las desigualdades sociales y fomenta la calidad de vida y una participación efectiva de los pueblos en la conformación de su propio destino;

•  RECONOCEMOS la necesidad de adoptar medidas en el contexto de PETROCARIBE sustentadas en un trato especial y diferenciado para los países de menor desarrollo relativo de América Latina y el Caribe, así como en la complementariedad y la cooperación entre las naciones de la Región ;

•  GARANTIZAMOS el pleno respeto de los principios de igualdad de los Estados, de soberanía, de no injerencia en los asuntos internos, en la libre determinación y el derecho de cada Nación a decidir libremente su sistema económico, político y social;

•  PREOCUPADOS por las tendencias de la economía mundial y, particularmente, por las políticas y prácticas prevalecientes en los países industrializados que pueden conducir a una mayor marginación de los países del Tercer Mundo más pequeños y con economías más dependientes del exterior;

•  EN VISTA de las circunstancias especiales de los países pobres y altamente endeudados, todos los términos y condiciones de los convenios de financiamiento aplicable se establecerán mediante conversaciones bilaterales con dichos países;

•  RECONOCEMOS la importancia de Trinidad y Tobago como un país exportador de energía de los países del CARICOM como fuente confiable de suministro;

•  HEMOS TOMADO EN CUENTA que en el contexto del orden económico internacional injusto, heredado del colonialismo y el imperialismo, e impuesto por los países desarrollados y ricos, la actual coyuntura energética mundial, caracterizada por el enorme despilfarro de las sociedades consumistas, la disminución de las capacidades disponibles de producción y la especulación, que se traducen en el incremento de los precios de los hidrocarburos, afecta negativamente y de manera creciente el desempeño económico, así como la situación social de los países del Caribe. En la mayoría de los casos las exportaciones de estos países se ven aún más afectadas por la caída de los precios de sus productos, principalmente agrícolas, como es el caso del azúcar, el banano y otros.

Tal situación plantea para los países del Caribe la necesidad de contar con formas de suministro energético seguras y, en tales condiciones, que los precios no se conviertan en obstáculo para su desarrollo. Por tales razones, los Jefes de Estado y/o de Gobierno hemos decidido suscribir el presente

ACUERDO,

Para cuya ejecución se decide la inmediata creación de PETROCARIBE como órgano habilitador de políticas y planes energéticos, dirigido a la integración de los pueblos caribeños, mediante el uso soberano de los recursos naturales energéticos en beneficio directo de sus pueblos. En tal sentido, PETROCARIBE se encargará de coordinar y gestionar lo relativo a las relaciones energéticas en los países signatarios, de conformidad con lo establecido en el presente Acuerdo.

Con el fin de garantizar el logro de los objetivos y dado el dinamismo y la complejidad de la materia energética, PETROCARIBE nace como una organización capaz de asegurar la coordinación y articulación de las políticas de energía, incluyendo petróleo y sus derivados, gas, electricidad, uso eficiente de la misma, cooperación tecnológica, capacitación, desarrollo de infraestructura energética, así como el aprovechamiento de fuentes alternas, tales como la energía eólica, solar y otras.

I
PLATAFORMA INSTITUCIONAL

PETROCARIBE contará, para el logro de sus propósitos, con un Consejo Ministerial integrado por los Ministros de Energía o sus equivalentes y cuyas funciones serán:

•  Coordinar las políticas, estrategias y planes correspondientes;

•  Delegar funciones y responsabilidades en los órganos que se constituyan para el cumplimiento de tareas específicas, cuando sea necesario;

•  Acordar y aprobar los tópicos de interés prioritario para la organización, así como los estudios, talleres y mesas de trabajo que provean el soporte técnico y jurídico de los mismos;

•  Ejercer la máxima instancia de rendición de cuentas en relación a la gestión de la Secretaría Ejecutiva ;

•  Acordar el ingreso de nuevos miembros y las desincorporaciones a las que hubiere lugar;

El Consejo Ministerial designará un Presidente y un Suplente, quienes convocarán y dirigirán las reuniones. Se reunirá normalmente una vez al año y lo hará de manera extraordinaria tantas veces como sea necesario.

PETROCARIBE dispondrá también de una Secretaría Ejecutiva que será ejercida por el Ministerio de Energía y Petróleo de la República Bolivariana de Venezuela, cuyas funciones serán las siguientes:

•  Preparar las agendas para las reuniones del Consejo Ministerial;

•  Gerenciar y administrar directamente los asuntos de PETROCARIBE;

•  Asegurar la ejecución y realizar el seguimiento de las decisiones adoptadas en el Consejo Ministerial, así como someter los informes y recomendaciones correspondientes;

•  Establecer la prioridad de los estudios y proyectos definidos por el Consejo Ministerial;

•  Proponer al Consejo Ministerial la asignación de recursos para la conducción de los estudios que sean necesarios.

II
FONDO ALBA CARIBE PARA EL DESARROLLO ECONÓMICO Y SOCIAL

Para contribuir con el desarrollo económico y social de los países del Caribe, PETROCARIBE dispondrá de un Fondo destinado al financiamiento de programas sociales y económicos, con aportes provenientes de instrumentos financieros y no financieros; contribuciones que se puedan acordar de la porción financiada de la factura petrolera y los ahorros producidos por el comercio directo.

Este Fondo se denominará ALBA-CARIBE.

Con el propósito de activar el Fondo ALBA CARIBE, la República Bolivariana de Venezuela aportará un capital inicial de Cincuenta Millones de Dólares (US$50.000.000,oo).

III ASPECTOS OPERATIVOS

1. Con el fin de dar inicio a las operaciones, la empresa Petróleos de Venezuela (PDVSA) ha creado una filial de propósitos especiales bajo la denominación social PDV CARIBE.

2. Dicha filial comenzará sus operaciones disponiendo inmediatamente de capacidad de transporte suficiente para cubrir los compromisos de suministros.

3. Los fletes que resulten de estas operaciones se cobrarán al costo, lo cual representa un ahorro para los países signatarios del presente Acuerdo.

4. PDV CARIBE garantizará una relación directa, sin intermediación, en el suministro, lo cual generará un ahorro adicional para los países consumidores del Caribe.

5. A tal propósito, PDV CARIBE tendrá también la responsabilidad de organizar una red logística de buques, capacidades de almacenaje y terminales, incluyendo, donde sea posible, capacidad de refinación y distribución de combustibles y productos, dando prioridad a aquellos países con mayores necesidades.

6. Esta filial adoptará planes de formación destinados a fortalecer las capacidades profesionales y a promover el uso más limpio y racional de la energía convencional, su empleo eficiente y el de las energías renovables.

IV
MECANISMOS DE FINANCIAMIENTO Y COMPENSACIONES

1. Adicionalmente a los beneficios establecidos en el Acuerdo de San José y en el Acuerdo de Cooperación Energética de Caracas, la República Bolivariana de Venezuela extenderá facilidades a los países del Caribe de menor desarrollo relativo, sobre la base de las cuotas que se establezcan bilateralmente.

2. Financiamiento a largo plazo

 

PRECIO DEL BARRIL

PORCENTAJE A FINANCIAR

>=15 dólares por barril 5
>=20 dólares por barril 10
>=22 dólares por barril 15
>=24 dólares por b arril 20
>=30 dólares por barril 25
>=40 dólares por barril 30
>=50 dólares por barril 40
>=100 dólares por barril 50

 

El período de gracia previsto en el ACEC para este financiamiento se extiende de uno a dos años.

3. Financiamiento a corto plazo

El pago a corto plazo se extiende de 30 a 90 días.  

4. Pago Diferido

Se mantendrán las mismas bases del Acuerdo de Cooperación Energética de Caracas, 17 años, incluyendo los dos años de gracia señalados, en tanto el precio se mantenga por debajo de 40 dólares el barril.

Cuando el precio exceda los 40 dólares, el período de pago se extenderá a 25 años, incluyendo los dos años de gracia referidos, reduciendo el interés al 1%. Para el pago diferido, Venezuela podrá aceptar que parte del mismo se realice con bienes y servicios, por los que ofrecería precios preferenciales.

Los productos que Venezuela podría adquirir a precios preferenciales serían algunos como el azúcar, el banano u otros bienes o servicios que se determinen, afectados por políticas comerciales de los países ricos.

V
EFICIENCIA ENERGÉTICA

Un aspecto esencial del objetivo de PETROCARIBE será incorporar, junto a los acuerdos de suministro, programas de ahorro de energía. En ese sentido, PETROCARIBE puede gestionar créditos e intercambiar tecnologías para que los países beneficiados puedan desarrollar programas y sistemas altamente eficientes en términos de consumo energético y otros medios que les permitan reducir su consumo de petróleo y ampliar la prestación del servicio.

VI
LOS ACTORES

En el marco de PETROCARIBE se requerirá la existencia de entes estatales para la realización de las operaciones energéticas. Venezuela ofrece cooperación técnica para apoyar la constitución de entidades estatales en aquellos países donde no existan.

Suscrito en la Ciudad de Puerto la Cruz , República Bolivariana de Venezuela, en dos ejemplares originales redactados en idioma castellano e inglés, siendo ambos textos igualmente auténticos, el 29 de junio del año 2005 por:

Willmoth Daniel
Vice Primer Ministro de Antigua y Barbuda

Leslie Miller
Ministro de Comercio e Industria de las Bahamas

Vildo Marin
Ministro de Salud, Energía y Comunicaciones de Belice

Fidel Castro Ruz
Presidente del Consejo de Estado y del Gobierno de la República de Cuba

Roosevelt Skerrit
Primer Ministro de la Mancomunidad de Dominica

Leonel Fernández
Presidente de la República Dominicana

Keith Mitchell
Primer Ministro de Grenada

Samuel Hinds
Primer Ministro de la República Cooperativa de Guyana

Percival Patterson
Primer Ministro de Jamaica

Ralph Gonsalves
Primer Ministro de San Vicente y las Granadinas

Petrus Compton
Ministro de Asuntos Exteriores, Comercio Internacional y Aviación Civil de Santa Lucía

Earl Asim Martin
Ministro de Asuntos Públicos y Energía de San Cristóbal y Nieves

Jules Rattankoemar Ajodhia
Vicepresidente de la República de Surinam

Hugo Chávez
Presidente de la República Bolivariana de Venezuela 

 (Portal ALBA)

 ESTATUTOS PETROCARIBE

 

CAPÍTULO I

La Organización y sus Objetivos

Artículo 1

PETROCARIBE es una organización intergubernamental de carácter permanente, en adelante "La Organización" en conformidad con el Acuerdo de Cooperación Energética, suscrita por los Gobiernos de Antigua y Barbuda, Bahamas, Belize, Cuba, Dominica, Grenada, Guyana, Jamaica, República Dominicana, Saint Vincent and the Grenadines, Saint Lucia, San Kitts y Nevis, Suriname y Venezuela, el 6 de septiembre de 2005, en Montego Bay, Jamaica, y realizará sus funciones según las disposiciones expuestas en este texto.

 

Artículo 2

A. El objetivo principal de La Organización será coordinar las políticas públicas en materia de energía de los países miembros, con el fin de:

• Minimizar el riesgo asociado con la seguridad de suministro de energía para los países miembros;

• Defender el derecho soberano de administrar la tasa de explotación de los recursos naturales no renovables y agotables;

• Minimizar los costos de transacciones de la energía entre los países miembros

• Aprovechamiento de los recursos energéticos para solventar las asimetrías en el marco de integración regional;

• Crear mecanismos para asegurar que los ahorros derivados de la factura energética, surgidos en el marco de PETROCARIBE, sean empleados para el desarrollo económico y social, el fomento de empleo, el incremento de actividades productivas y de servicios, de salud pública, de educación, de cultura, y de deporte, para que de este modo los beneficios derivados de PETROCARIBE sean un aporte sustancial a la lucha contra la pobreza, el desempleo, el analfabetismo y la falta de asistencia médica en los países miembros.

 

Artículo 3

La Organización será guiada por el principio de soberanía e igualdad de sus países miembros. Los países miembros actuarán de buena fe en concordancia con los estatutos de La Organización.

Artículo 4

La sede de La Organización será en la ciudad de Caracas, Venezuela.

Artículo 5

Los idiomas oficiales de La Organización serán el inglés y el español.

CAPÍTULO II

Membresía

Artículo 6

A Los miembros fundadores son los países que suscribieron el Acuerdo de Cooperación Energética PETROCARIBE, el 29 de junio de 2005, en la ciudad de Puerto La Cruz, Venezuela

B. Los miembros de La Organización serán los miembros fundadores, como también todos los países de la región del Caribe, que hayan solicitado la membresía y admitidos por unanimidad por el Consejo Ministerial.

C. Sólo podrán ser admitidos en La Organización aquellos países que tengan intereses y necesidades similares a las de los países miembros. Las solicitudes de membresía se harán a través de una planilla de solicitud y sometido al consejo ministerial para su aprobación.

D. Se institucionaliza la figura de país observador. La condición de miembro observador deberá ser formalizado a través de una planilla de solicitud y sometido al consejo ministerial para su aprobación. La membresía definitiva dependerá de la voluntad del país y de la aprobación por unanimidad del Consejo Ministerial.

E. El consejo ministerial es el único órgano autorizado para considerar y aprobar la membresía en este organismo.

CAPÍTULO III

Órganos

Artículo 7

La Organización tendrá dos órganos:

I. El Consejo Ministerial

II. La Secretaría Ejecutiva

 

I. El Consejo Ministerial

 

Artículo 8

El Consejo Ministerial será la máxima instancia decisoria de La Organización.

Artículo 9

2 . El Consejo Ministerial estará conformado por delegaciones representantes de los países miembros. Cada delegación consistirá de uno o más delegados y será presidida por el Ministro encargado del área de la energía u otra persona designada por él.

B. Cada país miembro deberá ser representado físicamente en todas las, reuniones del Consejo Ministerial, sin embargo, se requerirá un quórum de 60% de los países miembros para sesionar.

C. Cada país miembro tiene derecho a un voto. Todas las decisiones de la Conferencia requieren de un acuerdo por consenso.

Artículo 10

A. El Consejo Ministerial se reunirá una vez al año regularmente en Venezuela.

B. El consejo ministerial podrá aprobar reuniones extraordinarias, según lo solicite la secretaria ejecutiva. Países miembros que quieran convocar una reunión extraordinaria deberán comunicarle su petición al secretariado, que a su vez comunicara esta a los países miembros.

C. El Consejo Ministerial designará un Presidente y un Suplente, quienes convocarán las reuniones, administrarán y conducirán los asuntos de la Conferencia hasta la próxima reunión del Consejo.

i. La Presidencia del Consejo Ministerial será ocupada permanentemente por la Republica Bolivariana de Venezuela.

ii. La Vicepresidencia del Consejo Ministerial será rotativa.

 

Artículo 11

Sujeto a discreción del Consejo Ministerial el país anfitrión del Consejo Ministerial será rotado en orden alfabético.

Artículo 12

Las funciones del Consejo Ministerial en concordancia con los objetivos del Secretariado, serán las siguientes:

• Coordinar las políticas, estrategias y planes correspondientes;

• Delegar funciones y responsabilidades en los órganos que se constituyan para el cumplimiento de tareas especificas, cuando sea necesario;

• Acordar y aprobar los tópicos de interés prioritario para La Organización, así como los estudios, talleres y grupos de trabajo que provean el soporte técnico y jurídico de los mismos;

• Asegurar la rendición de cuenta por parte de la secretaria ejecutiva ante el mismo.

• Acordar el ingreso de nuevos miembros y el retiro a las que hubiera lugar;

• Asignar los recursos humanos, financieros y logísticos

II. La Secretaría Ejecutiva

Artículo 13

La Secretaría Ejecutiva llevará a cabo las funciones ejecutivas de La Organización, según las disposiciones de este estatuto y bajo la dirección del Consejo Ministerial.

Artículo 14

A. La Secretaría Ejecutiva funcionará como la sede de La Organización y estará adscrita al Ministerio de Energía y Petróleo de la República Bolivariana de Venezuela.

B. Los costos operativos del secretariado correrán por cuenta del gobierno de la Republica Bolivariana de Venezuela.

C. El personal ejecutivo de la Secretaria Ejecutiva no se restringirá a ciudadanos venezolanos, sin embargo los costos asociados en casos de ciudadanos de otras nacionalidades serán compartidos.

Artículo 15

La Secretaría Ejecutiva será dirigida por un Secretario General, quien será designado por el Ministro de Energía y Petróleo de la República Bolivariana de Venezuela. La Secretaría Ejecutiva tendrá tanto personal como se requiera.

Artículo 16

A. El Secretario General será el representante legal autorizado de La Organización, y tendrá que estar presente en todas las reuniones.

B. El Secretario General será el funcionario jefe del Secretariado y tendrá la responsabilidad directa de todos los asuntos de La Organización, en concordancia con el Consejo Ministerial.

Artículo 17

A. La función principal de la Secretaría Ejecutiva será la de asegurar la coherencia, consistencia y calidad de los estudios técnicos que se generen, a fin de cuantificar los riesgos asociados a la dinámica y complejidad del mercado energético del Caribe.

B. Adicionalmente la Secretaría Ejecutiva realizará las siguientes funciones:

• Preparar las agendas para las reuniones del Consejo Ministerial;

• Administrar directamente los asuntos de PETROCARIBE;

• Asegurar la ejecución y realizar el seguimiento de las decisiones adoptadas en el Consejo Ministerial, así como someter los informes y recomendaciones correspondientes;

• Establecer la prioridad de los estudios y proyectos definidos por el Consejo Ministerial. Los estudios y proyectos serán financiados por el secretariado

• Proponer al Consejo Ministerial la asignación de recursos para la conducción de los estudios que sean necesarios.

 

DECLARACIÓN POLÍTICA DE JEFES DE ESTADO
Y DE GOBIERNO

Caracas, 11 de agosto de 2007

Cuando en el mes de junio del año 2005 por decisión soberana de nuestros Gobiernos asumimos el enorme reto de conformar PETROCARIBE, lo hicimos conscientes de que se trataba del inicio de un proceso que dejaría en el pasado largas décadas de aislamiento impuesto por el dominio colonial de las grandes potencias. Textualmente señalamos que "en el contexto del orden económico internacional injusto, heredado del colonialismo y el imperialismo, e impuesto por los países desarrollados y ricos, la actual coyuntura energética mundial, caracterizada por el enorme despilfarro de las sociedades consumistas, la disminución de las capacidades disponibles de producción y la especulación, que se traducen en el incremento de los precios de los hidrocarburos, afectan negativamente y de manera creciente el desempeño económico, así como la situación social de los países del Caribe. En la mayoría de los casos las exportaciones de estos países se ven aún más afectadas por la caída de los precios de sus productos, principalmente agrícolas, como los casos del azúcar y el banano, entre otros".

De esta situación deriva la necesidad de contar con términos de acceso y formas de suministro energético seguras y, en tales condiciones, que los precios no se conviertan en un fuerte obstáculo para el desarrollo económico-social.

Dos años han transcurrido desde la firma del acuerdo que da nacimiento a esta iniciativa energética y de cooperación social. Tiempo corto si lo juzgamos desde la perspectiva histórica. Pero muy provechoso si examinamos los avances y logros alcanzados en materia energética e iniciativas de carácter social que han beneficiado a los sectores más pobres de nuestras naciones.

A pesar de los tropiezos y las limitaciones, en muchos de los casos impuestos por la lentitud de las dinámicas gubernamentales, el saldo neto de PETROCARIBE es favorable, diríamos altamente positivo. Veamos algunos datos:

" Hasta la fecha se han constituido cinco (05) Empresas Mixtas para el desarrollo de las operaciones previstas en el acuerdo.
" Hemos suscrito once (11) contratos de suministro entre PDVSA y los entes encargados en cada país.
" La cuota global PETROCARIBE alcanza ya setenta y seis mil barriles diarios (76.000 MBD), y el suministro real se sitúa en sesenta y seis mil barriles diarios (66.000 MBD).
" La factura de suministro monta los dos mil trescientos ochenta y siete millones de dólares americanos (2.387, MM USD$) con un ahorro neto global (financiamiento del 40% de la factura) de cuatrocientos treinta y siete millones de dólares americanos (437 MM USD$).
" La instalación de plantas de llenado y distribución de bombonas de GLP en Dominica y San Vicente y las Granadinas reflejan avances significativos que han impactado positivamente la economía familiar de los más humildes.
" La construcción de la infraestructura para el almacenamiento y la distribución de combustible como el sistema de tanques de Dominica (próximo a ser terminado) y la elaboración del estudio de impacto ambiental para la construcción de una Refinería de diez mil barriles diarios (10.000 MBD).
" El desarrollo de los programas sociales en las áreas de vivienda, salud y educación, a partir de la utilización del Fondo Alba Caribe, así como de los fondos de cooperación y del fondo constituido con el 40% de la factura petrolera, constituyen una expresión palpable del componente social del Acuerdo PETROCARIBE en estos dos años.

Este proceso de PETROCARIBE ha marchado de forma paralela al desarrollo de la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), que está marcando el nuevo rumbo de la integración con justicia social, haciendo posible el intercambio justo, ampliando la solidaridad entre Cuba, Bolivia, Nicaragua, Haití y Venezuela, a través de los programas sociales como la Misión Milagro, y desplegando los nuevos proyectos Grannacionales para la integración productiva de las economías y el comercio entre los países que la integran.

El ALBA ha merecido el reconocimiento de varios países del CARICOM. Es así como en la Declaración suscrita por Antigua y Barbuda, Dominica, y San Vicente y Las Granadinas el día 17 de febrero de 2007, se señala que "en adelante forjaremos un entendimiento abierto y amistoso entre nuestros gobiernos con los Estados signatarios del ALBA y el Tratado de Comercio de los Pueblos, de manera que sus beneficios sociales y las posibilidades de un desarrollo económico sustentable con independencia y soberanía sea igual para todos".

Y esto es así porque PETROCARIBE es una expresión de la correcta política del ALBA para el manejo autónomo de los recursos energéticos, imprescindibles para alcanzar la independencia y el desarrollo económico con bienestar social para nuestros pueblos.

En esta III Cumbre de PETROCARIBE, debemos reafirmar que la consolidación de nuestra integración energética es tan solo un instrumento de la gran alianza política estratégica que necesitamos seguir construyendo entre todos. La utilización de la palanca energética debe permitirnos el avance hacia formas superiores de integración económica, social y política, para transformar al Caribe y a toda América Latina en un gran bloque en el escenario del mundo pluripolar que está en proceso de configuración.

La seguridad energética alcanzada con un suministro confiable y oportuno, el aumento de la capacidad de almacenamiento y la estabilidad económica que implica el esquema de financiamiento que asegura un precio justo y accesible a los recursos energéticos, con el consecuente impacto positivo en la estructura de costo - precio de los productos de consumo masivo de la población, así como el aumento de la capacidad financiera de los Estados mediante el ahorro generado por el financiamiento del 40% de la factura energética, se convierten en fortalezas que deben aprovecharse en función de alcanzar nuevos objetivos.

La fase de consolidación en la cual entra PETROCARIBE a partir de esta III Cumbre debe trascender el ámbito energético para ubicarse en los espacios de la integración productiva y el desarrollo social, a través de:

a) La creación de empresas mixtas para la inversión productiva que nos permitan desarrollar nuestras capacidades de manera conjunta y ampliar los mercados.

b) El establecimiento de acuerdos de compra de productos (cupos de productos) por parte de los países de mayor desarrollo relativo a los países de menor desarrollo, en los rubros de: producción de pollo, pesca, azúcar, bananos, entre otros.

c) La construcción de infraestructura hotelera para la explotación conjunta de la actividad turística.

d) La eliminación de todo tipo de barreras y limitaciones por parte de los países de mayor desarrollo relativo a las exportaciones de productos y bienes generados en los países de menor desarrollo relativo.

e) Articulación de la instrumentación de los programas sociales comunes para optimizar su impacto y el logro de los objetivos propuestos.

f) Desarrollo conjunto del transporte aéreo y marítimo en tanto que requisito indispensable para la integración real. Esto pudiera lograrse a corto plazo, mediante la modalidad del uso conjunto de la capacidad financiera lograda con el ahorro generado con el 40% de la factura energética.

El cumplimiento de estos objetivos es fundamental para el relanzamiento del acuerdo histórico de PETROCARIBE y su convergencia con las iniciativas de integración en curso. Significaría, además, la correcta utilización-como nunca antes-de los recursos energéticos en función del bienestar social de nuestros pueblos. En este sentido nos complace la presencia de Nicaragua y Haití, en esta Cumbre, naciones hermanas que mantienen importantes convenios energéticos bilaterales con Venezuela y están avanzando en la superación de los graves problemas derivados de sus escasas fuentes de energías.

El mundo se aproxima de forma segura a una crisis energética de gran dimensión. La sustitución de las fuentes de energía fósil por otras alternativas luce todavía muy cuesta arriba por los elevados costos de producción. Todo parece indicar que el petróleo seguirá siendo un producto muy apetecible por las grandes potencias que lo necesitarán cada vez en mayor cuantía, para sostener sus economías consumistas.

De allí que no tengamos tiempo que perder. O lo hacemos ahora o no lo haremos nunca. O utilizamos el petróleo para impulsar ahora el desarrollo diversificado y conjunto de nuestras naciones, o estaremos condenados a perecer víctima de las grandes potencias.

PETROCARIBE continuará siendo la oportunidad para alcanzar este gran objetivo. Con la satisfacción de haber avanzado en estos dos años y confiados en que el contenido de esta declaración se cumplirá para su consolidación y el bienestar social de nuestros pueblos, la suscribimos en Caracas a los once días del mes de agosto del año 2007.

 

Por Antigua y Barbuda

Baldwin Spencer
Primer Ministro

Por Belice

Said Musa
Primer Ministro

Por la República de Cuba

Carlos Lage Dávila
Vicepresidente del Consejo de Estado

Por la Mancomunidad de Dominica

Roosevelt Skerrit
Primer Ministro

Por la República Dominicana

Miguel Mejías
Secretario de Estado

Por Grenada

Gregory Bowen
Vice Primer Ministro

Por la República Cooperativa de Guyana

Samuel Hinds
Primer Ministro

Por la República de Haití

René Préval
Presidente de la República

Por Jamaica

Phillip Paulwell
Ministro de Industria Tecnología, Energía y Comercio de Jamaica

Por la República de Nicaragua

Daniel Ortega Saavedra
Presidente de la República

Por San Vicente y las Granadinas

Ralph Gonsalves
Primer Ministro

Por la Federación de San Cristóbal y Nieves

Denzil Douglas
Primer Ministro

Por la República de Surinam

Gregory Rusland
Ministro de Recursos Naturales

Por la República Bolivariana de Venezuela

Hugo Chávez Frías
Presidente de la República

(Tomado de prensa PETROCARIBE)

 

          CUMBRE DEL ALBA TRATADO ENERGÉTICO DEL ALBA

Firmaron los Presidentes Hugo Chávez, Evo Morales, Daniel Ortega y el Vicepresidente Carlos Lage.

La República de Bolivia, la República de Cuba, la República de Nicaragua y la República Bolivariana de Venezuela, en lo adelante denominadas las "Partes";

TENIENDO EN CUENTA el Acuerdo entre el Presidente de la República Bolivariana de Venezuela y el Presidente del Consejo de Estado de Cuba, para la Aplicación de la Alternativa Bolivariana para las Américas, de fecha 14 de diciembre del 2004;

CONSIDERANDO, el Acuerdo para la Aplicación de la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América y el Tratado de Comercio de los Pueblos, de fecha 29 de abril de 2006;

CONSIDERANDO que la Declaración Conjunta suscrita en La Habana, el 14 de diciembre de 2004, establece que para alcanzar los objetivos del ALBA debe apuntarse hacia una integración energética en los países de la región, que asegure el suministro estable de productos energéticos, en beneficio de las sociedades latinoamericanas y caribeñas;

RECONOCIENDO la necesidad de adaptarse a las condiciones cambiantes de los mercados de hidrocarburos y financieros, y la necesidad de garantizar el derecho de los pueblos a acceder a los recursos energéticos;

CONVENCIDOS de la necesidad de lograr una alianza estratégica entre los Estados y pueblos de América Latina y el Caribe, basada en los principios de solidaridad, cooperación, complementariedad y beneficio mutuo, en la búsqueda de objetivos comunes;

CONSIDERANDO que en la actualidad se están desarrollando proyectos para construir refinerías en los países miembros, tales como, una refinería de 150 mil barriles por día en Nicaragua, otra de 10 mil barriles por día de asfalto en Bolivia y una de 65 mil barriles por día en Cuba.

CONSIDERANDO que debe ser un objetivo del ALBA, garantizar el suministro universal de la energía como un derecho de nuestros pueblos, indispensable para la educación, la salud y la producción;

RECONOCIENDO la necesidad de establecer un patrón de consumo racional del uso de la energía, para preservar los ya escasos recursos energéticos, recursos naturales, para preservar los bosques, el agua y la tierra.

CONSIDERANDO que se deben promover políticas que frenen el despilfarro energético, que caracteriza el modo de producción depredador del capitalismo.

Han acordado lo siguiente:

 

Artículo I

OBJETIVO

El presente Tratado tiene por objetivo garantizar el balance de la matriz energética actual de cada Parte, sobre la base de la construcción de una matriz energética del ALBA, basada en criterios del uso racional de la energía, en búsqueda del máximo ahorro y la eficiencia energética, así como, el desarrollo de fuentes de energías alternativas en cada una de las Partes.

Artículo II

ALCANCE

Las Partes del presente Tratado se comprometen a desarrollar su objetivo a través de los siguientes ejes fundamentales de acción:

1. Petróleo.

Las Partes tendrán una participación en un Bloque, el Bloque del ALBA, de la Faja Petrolífera del Orinoco de Venezuela, de tal manera de que tengan a su disposición las reservas de petróleo que garanticen el suministro energético de sus respectivos países los próximos 25 años.

La exploración y explotación se hará de manera conjunta y con participación de todos los países del ALBA, a través de una empresa Gran Nacional de petróleo denominada PETROALBA, que operará en la Faja Petrolífera del Orinoco. En la medida en que se incorporen más países, el Bloque del ALBA, se extenderá para garantizar las reservas para el suministro a largo plazo y los beneficios que se derivan de la comercialización a terceros países.

En los caso que se requiera, se creará y ampliará la capacidad de refinación de las Partes de manera tal que dispongan de una capacidad de procesamiento de crudo suficiente como para poder procesar el crudo del Bloque del ALBA, en la Faja Petrolífera del Orinoco de Venezuela y manufacturar los productos requeridos para satisfacer las necesidades internas de las Partes, así como también, para suministrar, en condiciones del Acuerdo Energético del ALBA, al resto de las Partes.

Las capacidades de refinación que se ejecuten bajo este Tratado se realizarán de manera tal que permita el desarrollo de la petroquímica basada en las corrientes de refinación y la exportación de los productos excedentarios al mercado internacional.

2. Gas.

Las Partes acuerdan el desarrollo de iniciativas que permitan el suministro de gas a los países signatarios. Esto con el fin de que puedan disponer de esta fuente de energía económica y menos contaminante que el petróleo para balancear su matriz energética del ALBA.

A través de empresas mixtas estatales se financiarán proyectos para la explotación conjunta de este recurso y para el desarrollo de la infraestructura de transporte y procesamiento necesaria para su aprovechamiento.

Las Partes acuerdan desarrollar los sistemas de gasoductos requeridos para la expansión del uso del gas en sus territorios y los requeridos para interconectarlos con la respectiva área continental.

Las Partes podrán asociarse para la construcción de plantas de licuefacción y regasificación de gas natural, de tal manera de poder disponer en el Caribe de la infraestructura necesaria para la utilización de esta fuente de energía, como parte de la matriz energética de las Partes.

Las Partes se comprometen a introducir el gas en su matriz energética, con el fin de desarrollar programas de sustitución de combustibles líquidos, promover el consumo doméstico y sustituir los líquidos que actualmente se utilizan en el parque de generación eléctrica. En este último caso, promoverán la utilización de máquinas de alta eficiencia y ciclos combinados, con especial énfasis, en los programas de desarrollo de gas vehicular en el parque automotor.

Las Partes harán sus mejores esfuerzos para que, con base en Gas, desarrollen los Polos Petroquímicos en sus respectivos territorios con el fin de producir fertilizantes e insumos para la industria de transformación de la cadena del plástico y otros insumos industriales.

3. La Energía Eléctrica.

Con el fin de utilizar todas las fuentes de energía primaria que estén a su disposición, así como también, maximizar el uso de la energía hidroeléctrica, de la termoeléctrica basada en el gas y los ciclos combinados, las Partes promoverán la sustitución de combustibles líquidos por gas o por otros combustibles más económicos.

Con el fin de disminuir las pérdidas derivadas de los sistemas de transmisión o de los picos de consumo característicos del sistema eléctrico, las Partes harán sus mejores esfuerzos para incrementar el respaldo de sus sistemas eléctricos nacionales y la disponibilidad del servicio en áreas hoy no atendidas, mediante la introducción de sistemas de generación distribuida.

4. Energías Alternativas.

Las Partes desarrollarán proyectos conjuntos y líneas de investigación para el impulso del uso de todas las energías alternativas disponibles en sus respectivos territorios, tales como: la geotermia, minicentrales hidroeléctricas, energía eólica, energía solar, etc.

5. Ahorro de Energía.

Las Partes establecerán programas para la sustitución de artefactos de alto consumo energético por equipos más eficientes, de bombillos incandescentes por bombillos ahorradores, de generadores eléctricos de alto consumo de combustibles líquidos, por sistemas a gas, de alta eficiencia y ciclos combinados. Asimismo, ejecutarán programas de reconversión industrial para complementar sus economías, aprovechando de manera óptima la disposición de los recursos energéticos existentes en su territorio.

Las Partes introducirán programas de sustitución de combustibles líquidos por gas natural en su respectivo parque vehicular, con el fin de promover el uso del transporte colectivo.

Puesta en práctica: Empresa Grannacional de Energía

Con el fin de lograr los objetivos de este Tratado las Partes crearán una empresa Gran Nacional de Energía, que abarcará las áreas de petróleo, gas, refinación, petroquímica, desarrollo de infraestructura de transporte, de almacenamiento, de distribución, electricidad, energías alternativas y transporte marítimo, de acuerdo a la soberanía y el marco legal vigente en cada país.

La empresa Gran Nacional será constituida como una corporación de empresas binacionales de los Estados y su esquema organizacional y administrativo a ser acordado entre las Partes, y se construirá sobre la base de potenciar sus capacidades técnicas, financieras y disposición de recursos, de tal manera de que permita desarrollar en cada uno de las Partes los proyectos requeridos para la utilización de los recursos energéticos disponibles en sus respectivos países, así como también, el desarrollo de la infraestructura, capacidad de generación, transporte y comercialización de los recursos energéticos.

La empresa Gran Nacional dispondrá de las ventajas que cada Estado pueda brindar a fin de desarrollar proyectos basados en los principios de la solidaridad y la complementariedad, más que en los principios de la competencia y el libre mercado.

Con el fin de minimizar los costos transaccionales las Partes se comprometen a que las negociaciones sean entre Estados de tal manera de que priven los criterios del ALBA en toda la cadena de valor de empresa.

Artículo III

Las Partes en el marco del presente Tratado, acuerdan crear el Consejo Energético del ALBA, cuya sede estará ubicada en la Ciudad de Caracas, Venezuela. Este Consejo estará conformado por los Ministros del área energética de cada una de las Partes.

El Consejo Energético del ALBA se reunirá en el lugar y fecha acordadas por las Partes.

Artículo IV

El presente Tratado podrá ser enmendado por voluntad común de las Partes, las enmiendas o modificaciones entrarán en vigor en la fecha en que las Partes los determinen.

Artículo V

Las dudas y controversias que pudieran surgir de la interpretación del presente Tratado, serán resueltas por negociación directa entre las Partes, por la vía diplomática.

Artículo VI

El Ministerio del Poder Popular para Relaciones Exteriores de la República Bolivariana de Venezuela será el depositario del presente Convenio.

Artículo VII

Una vez que entre en vigor el presente Tratado, quedará abierto a la adhesión de los Estados Partes de la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América, establecido en virtud del Acuerdo para su Aplicación, suscrito en la ciudad de La Habana, el 14 de diciembre de 2004.

Artículo VIII

El presente Tratado entrará en vigor en la fecha de la última notificación mediante la cual las Partes comuniquen al depositario el cumplimiento de sus formalidades constitucionales y legales internas para tal fin y permanecerá vigente por un período de diez (10) años, pudiendo ser prorrogado automáticamente por períodos consecutivos de cinco (5) años, a menos que una de las Partes, notifique al depositario por escrito y por la vía diplomática a las otras Partes, su intención de denunciarlo, por lo menos con seis (6) meses de anticipación al vencimiento del Tratado.

La terminación del presente Tratado no afectará la realización de los programas y proyectos iniciados bajo su vigencia, los cuales continuarán hasta su completa ejecución, a menos que las Partes acuerden lo contrario.

Artículo IX

Transitorio

Las Partes harán llegar en un plazo no mayor a treinta (30) días las enmiendas y complementaciones necesarias para ser ratificadas según las legislaciones vigentes en cada país.

Firmado en la ciudad de Barquisimeto, a los veintinueve (29) días del mes de abril de dos mil siete (2007), en tres (3) ejemplares originales redactados en idioma castellano, siendo todos los textos igualmente auténticos.

Por la República Bolivariana de Venezuela

Hugo Chávez Frías
Presidente de la República

Por la República de Cuba

Carlos Lage
Vicepresidente de la República

Por la República de Bolivia

Evo Morales
Presidente de la República

Por la República de Nicaragua

Daniel Ortega
Presidente de la República

(Tomado Portal ALBA)

 

 

División de la Agencia de Información Nacional (AIN) Fundada el 21 de mayo de 1974 Calle 23 No. 358  esquina a "J" Vedado. La Habana, Cuba
Director General: Esteban Ramírez Alonso Editora-Jefa: Iliana García, Realización: Elio Delgado, Arístides Sotonavarro, Margarita Carmona, Evelyn García y Odalys Moreno